Blog

Gestionar personas en tiempos de crisis

Gestionar personas en tiempos de crisis
(Innova Formación) Compartir en Facebook

14.03.2013

Hace unos días volvía de Londres, ciudad en la que he tenido la oportunidad de conocer de primera mano algunas iniciativas para la gestión del talento en las organizaciones, en este caso en el sector bancario, donde conviven dos modelos: aquellos en los que la competitividad se basa en captar a los mejores en base a un sistema de retribuciones muy atractivo; y aquellos otros en los que, ante la imposibilidad de competir en salarios, el objetivo en la gestión se basa en establecer sistemas que garanticen la equidad, la formación y el desarrollo, el equilibrio entre la vida laboral, familiar y personal, el reconocimiento y la participación en la toma de decisiones.

Estos seis conceptos resumen la fórmula del éxito de algunas empresas que son, una y otra vez, elegidas por muchas personas como las mejores donde trabajar y aportar su conocimiento.

Algunos ejemplos de políticas que he podido conocer han sido:

• Comunicación abierta de la visión y estrategia clara hacia dónde se dirige la compañía

• Evaluaciones claras del desempeño y transparencia sobre las decisiones que determinan la remuneración, plan de carrera o los reconocimientos, y qué papel juega en ellos la formación y el desarrollo en la empresa

• Procesos estructurados para garantizar un equilibrio entre la vida laboral y la personal, con flexibilidad horaria, posibilidad de alternar trabajo en la empresa y teletrabajo,

• Promoción de actividades deportivas, lúdicas y de desarrollo personal.

• Préstamos y ayudas educativas y médicas; Apoyo psicológico para aquellos casos en los que se estén dando circunstancias excepcionales (divorcio o separación, duelo por fallecimiento de un familiar, etc.)

• Mecanismos estructurados para garantizar la igualdad de oportunidades y la gestión de la diversidad en la empresa.

En suma, una serie de beneficios que, quizás, cuando la expectativa a través del salario no puede cumplirse, pueden contribuir a que las personas den lo máximo de sí mismos, compensando su esfuerzo con apoyos adicionales que les ayuden a tener una vida profesional más plena, y unos niveles de satisfacción y compromiso mayores.

En una economía donde el talento es el factor que prima en la generación de competitividad, esta es, probablemente, una de las inversiones más rentables para garantizar la prosperidad en el largo plazo.

Consulta nuestros programas de consultoría, formación y coaching (info@lainnovalite.com)